TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA (TEA)

Click here to edit subtitle

<a href="http://amigaswebs.blogspot.com/2010/12/traductor-con-banderas-animadas-para-tu.html/" target="_parent">Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

AYUDANOS A SEGUIR CRECIENDO CON TU DONACIÓN

¿QUE ES EL TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA?


ACERCA DEL AUTISMO ( TEA )
Los trastornos del espectro autista (TEA)  constituyen un grupo de alteraciones neuroevolutivas que se presentan en una amplia variedad de expresiones clínicas, siendo todas consecuencia de disfunciones multifactoriales en el desarrollo del sistema nervioso central. En los sistemas internacionales de clasificación los TEA están agrupados bajo el epígrafe de Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD). En todos los trastornos de este grupo se observan alteraciones cualitativas en la interacción social, déficit en la comunicación y patrones repetitivos, restringidos y estereotipados de comportamiento. El trastorno más prototípico de este grupo es el autismo, caracterizado por la mencionada triada de síntomas, aunque es mucho más frecuente el trastorno generalizado del desarrollo no especificado, que no presenta toda la sintomatología del autismo y por lo general es menos grave.

Personas con el TEA tienen síntomas o dificultades en tres áreas

-Interacción Social

-Lenguaje usado como comunicación social

-Intereses o Comportamiento repetido


¿Qué causa el TEA?

La respuesta simple es que no sabemos. La mayoría de los casos de autismo son idiopáticos, que significa que las causas están desconocidas.
La respuesta más compleja es que tal como hay diferentes niveles de gravedad y combinaciones de síntomas del autismo, existe la posibilidad de que haya
diferente causas. La mejor evidencia científica disponible hoy en día nos dirige hacia una potencial de varias combinaciones de factores causando el TEA
múltiple componentes genéticos que podrán causar el autismo solos o posiblemente cuando están combinados con la exposición a factores indeterminados del medioambiente.
Sincronización de la exposición durante el desarrollo de un niño (antes, durante, o después del nacer) también podrá tener afecto en el desarrollo o presentación final del trastorno.

 NO CONFUNDIR  TDAH - TEA

El trastorno de déficit de atención/hiperactividad (TDAH) y el trastorno del espectro autista (TEA), de acuerdo con el DSM-5, son entidades distintas cuyo diagnóstico conjunto en un mismo individuo estaba vedado en versiones anteriores del DSM. No obstante, durante las dos últimas décadas se ha mantenido un debate sobre los límites entre uno y otro trastorno, a pesar de que no cabe ninguna objeción de que TDAH y TEA son fenotipos clínicos y cognitivos distintos, por una razón tan obvia como es el hecho de que se han definido de manera claramente distinta. Por lo tanto, desde una perspectiva anclada en una visión puramente fenomenológica, no existiría razón alguna para cuestionar la independencia entre uno y otro trastorno. Puesto que en la actualidad no se puede dar por resuelta la discusión sobre convergencia entre TDAH y TEA, este trabajo se plantea revisar a partir de las aportaciones de la genética cuál es la ubicación nosológica de ambos trastornos. Se revisan los principales estudios que han abordado la cuestión planteada. Los datos recogidos coinciden en un solapamiento genético entre TDAH y TEA, mediatizado por mecanismos moleculares comunes que inciden a la vez en uno y otro trastorno. Las conclusiones que se desprenden de la recopilación de los datos de los que se disponen orientan hacia un nuevo modelo conceptual no sólo para el TDAH y el TEA, sino para los trastornos mentales complejos en general. Esta línea de investigación transformará el modo de entender y, casi con toda certeza, abrirá nuevas perspectivas en el tratamiento de los trastornos mentales.



¿CÓMO SE EXPRESA, A TRAVÉS DE LOS DIBUJOS, UN NIÑO MALTRATADO? (Primera Parte)

Muchos padres se encuentran en la obligación de dejar a sus hijos con cuidadoras, sin embargo, en ocasiones, aquellas personas ajenas a la familia, agreden y hieren la inocencia infantil con conductas agresivas que pueden quebrantar la estabilidad emocional del menor. También la agresión puede provenir de familiares directos e incluso los mismo padres. Con el propósito de abordar esta problemática, desde una perspectiva neuroescritural, quiero compartir con ustedes el estudio de un caso real, del cual se obtiene un dibujo de una niña de 5 años 3 meses que ha sido víctima de agresión física y psicológica. Este dibujo lo iré analizando desde la perspectiva neuroescritural y objetivaré cómo es que a través de símbolos, el ser humano es capaz de expresarse elocuentemente.



El Sistema Neuroescritural, como mecanismo decodificador de símbolos gráficos, se enfoca en lo proyectivo y en lo psico-morfo-cinético de la expresión gráfica, aspectos que pueden evaluarse atendiendo a la Teoría Espacial de Max Pulver, la cual objetiva y sistematiza el lenguaje simbólico en países de cultura occidental, a través del estudio de 4 coordenadas específicas en el campo gráfico (arriba, abajo, izquierda, derecha). En efecto, si lo expresado gráficamente tiene una connotación espacial, "entonces estaría sujeta a una serie de coordenadas que permitirían delimitar estadios diferenciados de análisis. La primera coordenada contenida en el lenguaje simbólico y natural de la especie humana, es una línea horizontal concreta o imaginaria que representa el límite de lo que se encuentra arriba y abajo. Concreta, si se la aborda desde la perspectiva de lo natural, como lo es la línea de horizonte, la cual divide el cielo y la tierra. Imaginaria -pero no menos real- si se delimita lo que para toda la cultura occidental ha sido significativo en la estructuración de su filosofía, la división entre el cielo y el infiero o mundo espiritual enaltecedor y primitivo encadenador".



Conforme a lo declarado, tenemos que el dibujo puede ser decodificado, asumiendo la lógica de esta división. Al respecto, la zona superior se relaciona con todo lo que está por sobre el sujeto, con aquello que desempeña un rol jerárquico en lo moral, en lo ético, en lo espiritual; por lo tanto, aunque esta zona puede tener varias acepciones, todas éstas se congregan en una idea común, esta es, la de referencia jerárquica.



Lo que está por debajo de este umbral, se relaciona con lo que está por debajo del sujeto y aunque este algo no posee rango jerárquico alguno sobre el individuo, incide decidoramente en éste, por cuanto, le recuerda su condición material biológica e instintiva. Tal como en la zona superior, las acepciones de esta zona son variadas, pero existe una idea implícita común, esta es, la expresión de lo concreto y material.



Teniendo claro lo anterior, es necesario, como mecanismo analítico, hacerse las siguientes preguntas:



¿Qué imágenes se localizan en la zona superior?
¿Qué papel y estatus juegan esas imágenes en el contexto global del dibujo?
¿En base a qué morfología de trazado se confeccionan las figuras?



Respuestas:



- Las imágenes que se localizan predominantemente en la zona superior, son una casa, un sol, una palabra "sol" completa, una parte de otra palabra "sol" y parte de la cabeza de la niña. A pesar de que se observan cinco elementos, dos de ellos no se ubican completa y definidamente en la zona superior, es por eso que por su localización indefinida, pueden excluirse del análisis de este sector. Conclusión: Existen tres elementos claros y propios de la zona superior, el sol como figura, la palabra "sol" y la casa como figura.



- El papel que juega el sol como figura en el contexto global del dibujo, es de protagonista de la historia y aquello es posible aseverarlo, por la regencia dimensional que ocupa en el dibujo, es decir, su tamaño es mayor a cualquier otra construcción gráfica. Esta regencia además está fortificada por la palabra "sol" que apoya la idea de predominio del sol por sobre los otros datos del dibujo. La casa, por la misma lógica analítica anterior, ocupa un espacio esmirriado y el más pequeño en relación a los otros elementos del dibujo. Conclusión: El sol es el protagonista y la casa es aquello que menos injerencia o fuerza tiene en el meollo temático de la historia.



- La morfología de trazado que compone al sol, considera un predominio de trazos rectos firmes, ángulos, curvas en menor medida pero evolucionadas (exentas de sinuosidad de onda corta) y el uso de gran presión. La casa está confeccionada con trazos titubeantes y por formas curvas sinuosas en lugares que debieran ser rectos. Asimismo, se observa menor nivel de presión. Conclusión: La morfología de trazado del sol, indica que cuando la niña lo confeccionó, predominó en ella, la irritabilidad y la tensión. En cambio, cuando la niña confeccionó la casa, predominó en ella el titubeo, la vacilación y la falta de fuerza y/o energía.



Para complementar lo anterior, es posible desarrollar un análisis símbólico de cada uno de los componentes significativos de la zona superior del dibujo:



Sol: Da calor, permite la fotosíntesis, se asocia al día, a la luz, pero también puede dañar, no se le puede mirar fijamente, puede quemar, puede deshidratarnos e incluso matarnos. Ahora les pregunto: ¿qué sensación genera el sol del dibujo?, ¿es un sol amable, tibio, controlado, amigable o es un sol agresivo, avasallador, imponente?, pues bien, en lo personal creo que es del segundo tipo, por lo tanto, tengo elementos para pensar que lo que la niña quiso proyectar, es que ese sol sea el protagonista que quema, apabulla, deshidrata, agrede y hasta puede aniquilar.



La casa: Es el lugar en donde se vive, en donde se pasa gran parte del tiempo, en donde se hace familia, en donde se encuentra refugio. Ahora bien, ¿qué sensación genera la casa en el dibujo?, ¿es una casa sólida, fuerte, segura o es una casa débil, insignificante, con carencia de estructura estable?, pues bien, nuevamente creo que es del segundo tipo, por lo tanto, tengo elementos para pensar que la casa se proyecta con el estatus de inestable e insegura.



Tanto la casa como el sol ocupan un estatus jerárquico por sobre la niña, por lo tanto, tienen regencia o cierto poder sobre ella. El problema, es que la casa como referente es débil y el sol extremadamente fuerte y agresivo. En efecto, la niña percibe a su familia débil e incapacitada para contenerla y darle sostén (el caso real se trata de una familia compuesta por una madre y una hermana menor. Su madre trabaja la mayor parte del día y el padre es ausente), condición propiciatoria para quedar vulnerable ante este sol agresivo que representaría a la mujer maltratadora (la tía lejana de la madre que ocupa el rol de cuidadora, la cual maltrata física y psicológicamente a la pequeña.



DIBUJO DIVIDIDO PARA VISUALIZAR CON CLARIDAD LA ZONA SUPERIOR E INFERIOR.
(2 fotos)
LES DEJO UNAS PAUTAS SOBRE LOS DIBUJOS, PARA QUE SUS PADRES PUEDAN TENER EN CUENTA. RECUERDEN..ES SOLO ORIENTATIVO.

Tener en cuenta que un dibujo es importante pero no define todo. Es una expresión de sentimientos y deseos que pueden ayudar a saber, por ejemplo, cómo se siente el niño respecto a su familia, su escuela, etc.

Existen algunas pistas que pueden orientar a los padres acerca de lo que dice el dibujo de su hijo. Sin embargo, no hay que olvidar que son pautas puramente orientativas. Según la especialista canadiense Nicole Bédard, el dibujo dice muchas cosas, como por ejemplo:

- Posición del dibujo. Todo lo que dibuja el niño en la parte superior del papel está relacionado con la cabeza, el intelecto, la imaginación, la curiosidad y el deseo de descubrir cosas nuevas. La parte inferior del papel nos informa sobre las necesidades físicas y materiales que pueda tener el niño. El lado izquierdo indica pensamientos que giran en torno al pasado, mientras el lado derecho al futuro. Si el dibujo se sitúa en el centro del papel representa el momento actual.

- Dimensiones del dibujo. Los dibujos con formas grandes muestran cierta seguridad, mientras los de formas pequeñas suelen estar hechos por niños que normalmente necesitan de poco espacio para expresarse, pero también pueden mostrar a un niño reflexivo o con falta de confianza.

- Trazos del dibujo. Los continuos, sin interrupciones, suelen denotar un espíritu dócil, mientras el borrado o cortado puede revelar a un niño algo inseguro e impulsivo.

- La prensión del manejo. Una buena prensión indica entusiasmo y voluntad. Cuanto más fuerte sea, más agresividad existirá, mientras cuanto más superficiales sean demuestra falta de voluntad o fatiga física.

- Los colores del dibujo. El rojo representa la vida, el ardor, el activo; el amarillo, curiosidad y alegría de vivir; el naranja, necesidad de contacto social y público e impaciencia; el azul, la paz y la tranquilidad; el verde, cierta madurez, sensibilidad e intuición; el negro representa el inconsciente; el marrón, la seguridad y planificación. Es necesario añadir que el dibujo de un solo color puede denotar pereza o falta de motivación.

Esas pautas son simplemente unas pinceladas dentro del gran mundo que es el dibujo infantil. No debemos generalizarlas. Cada niño es un mundo, así como las reglas de interpretación del dibujo infantil. Si algo te preocupa en tu hijo, coméntalo al pediatra y, si es necesario, busca un especialista.

NOTA: prensión del manejo quiere decir como el niño maneja el lápiz en el papel, normal, muy calcado o simplemente suave.
¿CÓMO SE EXPRESA, A TRAVÉS DE LOS DIBUJOS, UN NIÑO MALTRATADO? (Segunda parte y final)

se concluyó que tanto la casa como el sol, ocupan un estatus jerárquico por sobre la niña, por lo tanto, tienen regencia o cierto poder sobre ella. El problema, es que la casa como referente es débil y el sol extremadamente fuerte y agresivo. En efecto, la niña percibe a su familia débil e incapacitada para contenerla y darle sostén (familia compuesta por una madre y una hermana menor. Su madre trabajaba la mayor parte del día y el padre era ausente), condición propiciatoria para quedar vulnerable ante este sol agresivo que representa a una mujer, a la tía lejana de la madre que ocupa el rol de cuidadora, la cual maltrataba física y psicológicamente a la pequeña.



Significativo es ahora precisar qué ocurre en la zona inferior de la hoja y para tales efectos, es menester comprender qué nos muestra esta zona: "Lo material, lo físico, lo erótico-sexual, lo inconsciente. En el contexto de lo material, encontramos toda aquella experiencia u objeto concreto que potencialmente o de manera directa, puede brindar algún beneficio o servicio. Lo físico se relaciona al ámbito sensorial, específicamente al rol que juegan los sentidos en la sensopercepción del mundo. En referencia a lo erótico-sexual, nos encontramos con la propia sexualidad y energía libidinal"



Atendiendo a lo anterior, es ahora necesario delimitar las expresiones gráficas que juegan un rol protagónico en esta zona:



- La niña casi completa, dibujada sin boca y sin brazos.

- El piso inconcluso e irregular, faltante hacia la zona derecha del dibujo.

- La repetición de las palabras "Sol".



Habiendo acotado el simbolismo, cabe preguntarse:



- ¿Cuál es la autoimagen de la niña?

- ¿Bajo qué términos sensoperceptivos se visualiza ella en el contexto de la historia?

- ¿Percibe la niña seguridad en el contexto de la historia?



Pues bien, la niña se proyecta en el dibujo, exenta de brazos y de boca. Ambas zonas del cuerpo tienen un fin común y éste se refiere a la comunicación; de hecho, son las dos zonas más involucradas en la expresión gestual-corporal del ser humano, sin embargo, esta niña, a pesar de tener cualidades motrices para confeccionar brazos y boca (lo que se concluye por la complejidad del dibujo en sí), no considera que estos elementos sean necesarios o, por lo menos, los considera sobrantes, el tema es que los obvia. Esta condición debe ser objetivada en el contexto del dibujo, por cuanto, arroja un dato muy decidor, sobre todo atendiendo al hecho de que el sol sería la proyección de un sujeto que ocupa un lugar jerárquico sobre la menor y que ejerce sobre ella cierta opresión por su naturaleza apabullante, agresiva y dominadora. Ante esta performance del agresor (que por la real situación, sabemos que es una mujer cuidadora, tía lejana de la madre), la infante se siente sin la posibilidad de poder expresar o comunicar lo que le sucede. Luego, las dudas que surgen son, ¿porqué siente que no puede expresarse?, ¿estará amenazada, amedrentada o habrán otras variables que impidan la exteriorización de esta situación? Esas preguntan surgen naturalmente y al corroborarlo con la situación real, específicamente por la confesión de la madre (posterior a que el evento haya sido develado), la niña no sólo se sientía amedrentada por la cuidadora, sino que también inhibida por los comentarios repetitivos de su madre para con la existencia y trabajo de esta mujer, indicando que sin ella, su vida laboral sería imposible, que su trabajo correría peligro y que toda la familia saldría perjudicada, mostrándose muy agradecida y a "favor de la tía". La niña, en su inocencia y a la vez condicionada por un gran sentido del deber para con su familia, prefiere callar, porque supone que si habla, puede generar un gran perjuicio a toda su familia o simplemente la madre no le va a creer.



Conforme a todo lo explicado, las respuestas a las preguntas anteriores serían:



¿Cuál es la autoimagen de la niña?: Disminuida por la falta de su boca y brazos, condiciones mínimas obligatorias para poder manifestarte en el medio.



¿Bajo qué términos sensoperceptivos se visualiza ella en el contexto de la historia?: Sensitivamente se asume sin el sentido del tacto, es decir, sin sus "ojos manuales" o "táctiloperceptivos". Perceptivamente, se siente apabullada por la opresión externa e imposibilitada para expresar lo que le sucede.



¿Existe realmente una sensación de seguridad?: No. Lamentablemente lo que le podría dar seguridad y contención, es el lugar de donde más vulnerabilidad y debilidad percibe, la casa familiar. Asimismo, el piso inestable y faltante, denuncia también esta sensación de precariedad de seguridad.



Ahora, como último paso de este análisis, me remito a lo que esta niña asume de manera inconsciente del simbolismo del espacio en cuanto a la zona izquierda y derecha. Al respecto, Max Pulver indicaba: "El lugar donde se encuentra la pluma al escribir es el punto actual del yo que transcurre en el tiempo. El camino recorrido simboliza mi pasado individual; el sentimiento que del yo se formó, en cierto modo, de lo que he vivido; el yo, en este sentido, está integrado por todo lo que me ha acontecido; el yo se lanza vacilante o violento, temeroso o atrevido por el transcurrir del tiempo hacia el futuro, dejando atrás el presente como pasado" . Por lo tanto, la zona izquierda tiene que ver con la idea del cómo se ha forjado el yo del sujeto escribiente o dibujante, pensando en las vivencias que le han ocurrido y que han modelado su actual estatus. Luego, la zona derecha, refleja en este decurso, el lugar hacia donde el sujeto se dirige, lo que espera del futuro.



Lo conmovedor de este dibujo, es que la niña en la zona izquierda proyecta una casa debilitada, insólida, inestable, es decir, su yo se ha forjado sobre esta plataforma, sobre la plataforma de la inestabilidad familiar, emocional, relacional, de la falta de contención y lo que espera a futuro, es aún peor, sus expectativas son aterradoras, porque asume que esta presencia agresora la seguirá acompañando y justamente esta idea se ve fortificada en otro símbolo, me refiero a la ausencia del piso y a la ratificación escritural de la palabra "sol" de manera constante. En efecto, es, en el futuro (zona derecha) en donde ella siente que ni base, ni seguridad material tendrá para enfrentar esta situación de agresión...¿Que triste no?



Bien querido amigos, ha sido un gusto compartir con ustedes esta nota, la cual, es una pequeña expresión de lo que las técnicas neuroescriturales ayudan a la hora de decodificar los dibujos infantojuveniles.
(2 fotos)


LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD ( OMS ), NOS EXPLICA SOBRE LOS MITOS DE LA VACUNACIÓN


¿Cuáles son algunos de los mitos, y los hechos, sobre la vacunación?

Preguntas y respuestas

Mito 1: Las mejores condiciones de higiene y saneamiento harán desaparecer las enfermedades; las vacunas no son necesarias. FALSO

Hecho 1: Las enfermedades contra las que podemos vacunar volverían a aparecer si se interrumpieran los programas de vacunación. Si bien la mejor higiene, el lavado de las manos y el agua potable contribuyen a proteger a las personas contra enfermedades infecciosas, muchas infecciones se pueden propagar independientemente de la higiene que mantengamos. Si las personas no estuvieran vacunadas, algunas enfermedades que se han vuelto poco comunes, tales como la poliomielitis y el sarampión, reaparecerían rápidamente
Mito 2: Las vacunas conllevan algunos efectos secundarios nocivos y de largo plazo que aún no se conocen. Más aún, la vacunación puede ser mortal. FALSO

Hecho 2: Las vacunas son muy seguras. La mayoría de las reacciones vacunales son generalmente leves y temporales, por ejemplo, un brazo dolorido o febrícula. Los trastornos de salud graves, que son extremadamente raros, son objeto de seguimiento e investigación. Es más probable padecer un trastorno grave por una enfermedad prevenible mediante vacunación que por una vacuna. Por ejemplo, en el caso de la poliomielitis, la enfermedad puede provocar parálisis; el sarampión puede causar encefalitis y ceguera, y algunas enfermedades prevenibles mediante vacunación pueden ser incluso mortales. Aunque un solo caso de trastorno grave o defunción por vacunas ya es demasiado, los beneficios de la vacunación compensan con creces el riesgo, dado que sin las vacunas se producirían muchos más trastornos y defunciones.
Mito 3: La vacuna combinada contra la difteria, el tétanos y la tos ferina, así como la vacuna antipoliomielítica, pueden provocar el síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS). FALSO

Hecho 3: No existe una relación causal entre la administración de las vacunas y la muerte súbita del lactante, a pesar de que esas vacunas se administran en un período en el que el recién nacido puede sufrir el SIDS. En otras palabras, las defunciones por SIDS son casualmente coincidentes con la vacunación y hubieran ocurrido aunque no se hubiesen administrado las vacunas. Es importante recordar que esas cuatro enfermedades pueden ser mortales, y que el recién nacido no vacunado contra ellas corre graves riesgos de defunción y discapacidad grave.
Mito 4: Las enfermedades prevenibles mediante vacunación están casi erradicadas en mi país, por lo tanto no hay motivos para que me vacune. FALSO

Hecho 4: : Si bien las enfermedades prevenibles mediante vacunación son actualmente poco comunes en muchos países, los agentes infecciosos que las provocan siguen circulando en algunas partes del mundo. En un mundo sumamente interconectado, esos agentes pueden atravesar las fronteras geográficas e infectar a cualquier persona no protegida. Por ejemplo, a partir de 2005, en Europa occidental se produjeron brotes de sarampión en poblaciones no vacunadas de Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Francia, Italia, el Reino Unido y Suiza. Por consiguiente, hay dos motivos fundamentales para vacunarse, a saber, protegernos a nosotros mismos y proteger a quienes nos rodean. Los programas eficaces de vacunación, al igual que las sociedades eficaces, dependen de la cooperación de cada persona para asegurar el bien común. No deberíamos depender de las personas que nos rodean para detener la propagación de enfermedades; nosotros mismos también tenemos que hacer nuestra parte.
Mito 5: Las enfermedades de la infancia prevenibles mediante vacunación son algo inevitable en la vida. FALSO

Hecho 5: Las enfermedades prevenibles mediante vacunación no tienen por qué ser “algo inevitable en la vida”. Enfermedades tales como el sarampión, la parotiditis y la rubéola son graves y pueden acarrear importantes complicaciones tanto en niños como en adultos, por ejemplo, neumonía, encefalitis, ceguera, diarrea, infecciones del oído, síndrome de rubéola congénita (si una mujer contrae rubéola al principio del embarazo) y defunción. Todas estas enfermedades y sufrimientos se pueden prevenir mediante las vacunas. Los niños no vacunados contra estas enfermedades quedan innecesariamente vulnerables.
Mito 6: La administración simultánea de más de una vacuna puede aumentar en los niños el riesgo de efectos secundarios nocivos, que a su vez pueden sobrecargar su sistema inmunitario. FALSO

Hecho 6: Las pruebas científicas revelan que la administración simultánea de varias vacunas no conlleva ningún efecto secundario sobre el sistema inmunitario del niño. Los niños están expuestos cotidianamente a cientos de sustancias extrañas que desencadenan una respuesta inmunitaria. El simple hecho de ingerir alimentos introduce nuevos antígenos en el organismo, y numerosas bacterias viven en la boca y la nariz. Un niño está expuesto a muchísimos más antígenos como consecuencia de un resfriado común o una faringitis, que por las vacunas. Las principales ventajas de la administración simultánea de varias vacunas es que requiere menos consultas ambulatorias, lo que permite ahorrar tiempo y dinero y aumenta las probabilidades de que los niños completen el calendario de vacunación recomendado. Además, la posibilidad de recibir una vacunación combinada, por ejemplo, contra el sarampión, la parotiditis y la rubéola, supone menos inyecciones.
Mito 7: La gripe es solo una molestia y la vacuna no es muy eficaz. FALSO

Hecho 7: La gripe es mucho más que una molestia. Es una enfermedad grave que cada año provoca entre 300.000 y 500.000 defunciones en todo el mundo. Las embarazadas, los niños pequeños, los ancianos con problemas de salud y cualquiera que padezca un trastorno crónico, por ejemplo, asma o cardiopatía, corren un alto riesgo de infección grave y muerte. La vacunación de las embarazadas conlleva el beneficio adicional de proteger a sus recién nacidos (actualmente no existe una vacuna para los menores de seis meses). La vacunación inmuniza contra las tres cepas de mayor prevalencia circulantes en una estación dada. Es la mejor manera de reducir sus probabilidades de contraer una gripe grave y contagiar a otros. Evitar la gripe significa evitar gastos de atención médica adicionales y pérdida de ingresos por los días de trabajo o escuela perdidos.
Mito 8: Es mejor la inmunización por la enfermedad que por las vacunas. FALSO

Hecho 8: Las vacunas interactúan con el sistema inmunitario para producir una respuesta similar a la que produciría la infección natural, pero no causan la enfermedad ni exponen a la persona inmunizada a riesgos de posibles complicaciones. En cambio, el precio de la inmunización por infección natural podría ser el retraso mental provocado por Haemophilus influenzae tipo b (Hib), defectos congénitos debidos a la rubéola, cáncer del hígado derivado del virus de la hepatitis B, o muerte por sarampión.
Mito 9: Las vacunas contienen mercurio, que es peligroso. FALSO

Hecho 9: El tiomersal es un compuesto orgánico con mercurio que se añade a algunas vacunas como conservante. Es el conservante más ampliamente utilizado para las vacunas que se suministran en ampollas de dosis múltiples. No hay pruebas científicas que sugieran que la cantidad de tiomersal utilizada en las vacunas entrañe un riesgo para la salud.
Mito 10: Las vacunas causan autismo. FALSO

Hecho 10: Según se pudo determinar, el estudio de 1998 que suscitó inquietud acerca de un posible vínculo entre la vacuna contra el sarampión, la parotiditis y la rubéola, por un lado, y el autismo, por otro, contenía graves irregularidades, por lo que la publicación que lo divulgó lo retiró. Lamentablemente, su divulgación despertó temores que provocaron una disminución en las tasas de inmunización y los subsiguientes brotes de esas enfermedades. No existen pruebas científicas de una relación entre esa vacuna y el autismo o trastornos autistas.


COMO EVITAR ABUSO SEXUAL EN MENORES


Sí, es posible educar a los niños para que detecten cuando están sufriendo abusos. Por eso se recomienda empezar a enseñar a los niños, desde los tres años, "desde que hablan", a reconocer lo que les gusta y lo que les molesta, que partes del cuerpo son suyas "con cosas sencillas, como cosquillas, y juegos" explica la psicóloga Margarita García Marqués.
"Tenemos que ayudarles a que se respeten para que si alguien no lo hace, ellos puedan contarlo", resume García. Y es que la forma más eficaz de prevenir el maltrato sexual de los niños es mantener una buena comunicación con los hijos. "Los miedos y las resistencias, el rechazo y el ocultamiento" sólo consiguen un aislamiento aún mayor de los niños, a quienes se les deja a menudo solos ante el problema de los abusos, explica la psicóloga.
Según la experta "la negación del problema y la creencia de que es algo que le puede suceder a otros niños, pero nunca a los nuestros, conduce entre otras cosas a bajar la guardia y descuidar uno de los pilares de la lucha contra el abuso sexual: la prevención familiar".
"Cuanto antes se detecte y comience a curar un abuso mucho mejor, porque así las secuelas para el niño podrán reducirse al mínimo, y si el problema puede motarse antes de que suceda todavía mucho mejor, porque le ahorraremos una experiencia traumática y saldrá de los posibles intentos de abuso fortalecido y más seguro de sí mismo".
Para ayudar a los padres a lograrlo, brindaremos un decálogo con algunas de las principales recomendaciones de los expertos, avaladas por la experiencia terapéutica y los estudios científicos, para ayudar a que los hijos tomen consciencia del riesgo y sepan afrontar los intentos de abuso y protegerse de los abusadores. Estos diez consejos también pueden tener, dicen, como complemento literatura como 'Ni un besito a la fuerza', 'Ni una caricia a la fuerza' o 'Mi cuerpo me pertenece a mí'.

Prevención de los abusos

-Procure hablar cada día con sus hijos y tómese el tiempo necesario para escucharlos y observarlos. Entérese de los pormenores de sus actividades y sentimientos. Anímelos a que compartan con usted las preocupaciones, dudas y problemas que tengan.

-Explíqueles que sus cuerpos sólo les pertenecen a ellos y que tienen derecho a poner límites y decirle NO a cualquier persona que pudiera intentar tocárselos o intentar que los pequeños toquen el cuerpo de esa persona u otras.

-Dígales que hay adultos que podrían intentar lastimarle u obligarle a hacerles cosas molestas o que ellos no desean hacer, aunque para ganarse su confianza, seducirlos y convencerlos, pueden mostrarse suaves y lentos. El adulto que hace esto podría decirles que "lo que pasa entre nosotros dos, es un secreto y no tienes que contárselo a nadie".

-Explíqueles que el adulto también puede amenazarles y decirles que les hará daño o matará a sus padres, si llegan a contar el secreto. Déjele bien aclarado que ese adulto está haciendo algo malo.

-Alérteles de que el adulto podría ser una persona conocida, una persona amada o de confianza, o posiblemente alguna persona con cierta autoridad. Por ejemplo: la niñera, un profesor, un religioso, un entrenador.

-Explíqueles que la persona adulta también puede ser de la familia (un abuelo, padre, primo, hermano o tío) y acláreles que un familiar, por mucho que le queramos y conozcamos, también puede equivocarse y hacer cosas que no están bien.

-Procure avisarles sin asustarlos. Subraye que la mayoría de los adultos se dedican a proteger a los niños de cualquier daño y que nunca serían capaces de hacer estas cosas, pero que también existen otros que podrían molestarlos. Tampoco se trata de evitar los “mimitos” que les dan otras personas, porque la gente en general es buena; sólo hay que aprender a decir "no" a lo que no nos gusta que nos hagan.

-Haga que los niños sepan que si alguna persona les hace alguna cosa rara, como por ejemplo, manosearlos, tomarle fotografías desnudos u ofrecerle regalos, usted lo quiere saber. Tranquilícelos y explíqueles que ellos no son culpables de lo que haga un adulto.

-Exprese a sus hijos el amor que siente hacia ellos, y dígales que ocurra lo que ocurra, siempre podrán contar con usted y estará a su lado, porque los quiere mucho y son lo más importante para usted. Haga que sepan y sientan que los apoya. Alabe su franqueza. Los niños tienden a sentirse culpables del abuso; quítele ese peso de encima.

-Enséñele la diferencia entre los “secretos buenos” (un regalo de cumpleaños para papá),los "secretos malos" (al callarlos te hacen sentir mal), los regalos (te dan algo sin pedir nada a cambio), los "tratos" (intercambio en igualdad de condiciones, puedes elegir) y el "chantaje" (no hay opción, elijas lo que elijas pierdes). Algunos adultos usan con frecuencia los regalos para después hacer chantaje al niño.

La situación abusiva reiterada produce una secuencia de comportamientos, que pueden darse en su totalidad o parcialmente:

1) Secreto: Imprescindible para que el abusador pueda mantener a la víctima a su disposición, utilizando la coerción física o emocional. Obligándola a sentirse responsable, cómplice y sometida.
2) Desprotección: Basado en parte en la educación que infundimos a los niños de obedecer siempre a los adultos, docentes, familiares o cuidadores. También en niños que se hallan en situación de abandono, discapacidad, a cargo de adultos irresponsables o por victimizaciones anteriores.
3) Atrapamiento y Acomodación: Silenciado y desprotegido el niño desarrolla mecanismos de defensa como la negación, la disociación, acomodándose a las demandas sexuales, y al dolor de la traición de la persona idealizada, permitiéndole actuar con pseudo normalidad, concurriendo a la escuela, cumpliendo con sus tareas y conviviendo en el hogar.
4) Revelación: Se puede dar por varios motivos que deviene de los mismos acontecimientos de abuso y del entorno. A veces la adolescencia con mayor conocimiento sobre la sexualidad hace tomar plena conciencia del carácter abusivo de estos contactos, o el temor a que otra persona, como un hermanito pueda sufrir también abuso. La víctima siente esta situación ambivalentemente, sintiendo odio, rabia, culpa, muchas veces su resultado es el arrepentimiento o retracción, volviendo al estado anterior de la situación abusiva. Con la revelación se puede lograr la denuncia legal en defensa del niño.
5) Retracción: Es muy temida por los profesionales a cargo de los niños con sospecha de abuso, de allí que necesitan mucha contención del personal especializado para poder sostener el relato frente a la presión del abusador o sus cómplices. Es muy frecuente cuando el abusador es una persona cercana, con quien puede mantener lazos de afecto o dependencia. En casos en que el abusador mantiene a la familia, al ser separado del hogar el resto de la familia sufrirá consecuencias económicas negativas, con lo cual suelen ser comunes los reproches y culpabilización. Es frecuente que las víctimas se auto sacrifiquen, negando lo ocurrido para evitar dificultades a su familia.

INDICADORES EMOCIONALES Y FÍSICOS DE SOSPECHA DE ABUSO SEXUAL SEGUN PERIODO EVOLUTIVO

Preescolares

*Conducta hipersexualizada y/o autoerótica.
*Trastornos del sueño, (pesadillas, terrores nocturnos).
*Conductas regresivas
*Enueresis, ecopresis.
*Quejas somáticas (cefaleas, lesiones o hematomas, dolor abdominal, genital).
*Retraimiento social.
*Juegos sexuales constantes con niños, juguetes o su cuerpo.
*Masturbación compulsiva.
*Temores inexplicables ante personas o situaciones determinadas.
*Negación manifiesta de permanecer en determinados lugares.
*Fenómenos disociativos.

Latentes
*Cambios bruscos del comportamiento, timidez, ira, agresión, hostilidad.
*Cambios en el rendimiento escolar.
*Problemas con figuras de autoridad.
*Mentiras
*Permanencia prolongada en la escuela. *Fuga del hogar.
*Delincuencia
*Coerción sexual hacia otros niños, conductas seductoras manifiestas.
*Actitud de sometimiento. Excesiva sumisión frente al adulto
*Fobias
*Quejas somáticas (cefaleas, lesiones o hematomas, dolor abdominal, genital).
*Sobre adaptación, pseudo madurez.
*Enfermedades de transmisión sexual.

Adolescentes
*Promiscuidad sexual, prostitución.
*Coerción sexual hacia otros jóvenes.
*Abuso de droga o alcohol.
*Delincuencia
*Conductas auto agresivas.
*Rechazo a permanecer en su hogar, fuga.
*Excesiva inhibición sexual.
*Trastornos disociativos.
*Intentos de suicidio.
*Anorexia y bulimia.
*Enfermedades de transmisión sexual. Embarazo

Adultos
*Trastornos psiquiátricos graves.
*Disfunciones sexuales.
*Trastornos de la alimentación.
*Síndrome de Stress Post Traumático, agudo, crónico o diferido.
*Depresión clínica.
*Ideación suicida.
*Estados maníacos depresivos o bipolares.
*Drogadicción
*Cleptomanía
*Paidofilia
*Personalidades múltiples.

Los indicadores pueden coexistir unos con otros, a veces son observables transitoriamente y otras permanentes. Las variables a tener en cuenta son:

1) Tiempo transcurrido
2) Tipo de parentesco
3) Tipo de conducta abusiva
4) Reacción ante el abuso 5) Sostén familiar

¿CÓMO ACTUAR ANTE EL INFANTE EN EL DEVELAMIENTO DE UNA SITUACION DE ABUSO SEXUAL?

QUÉ HACER

-Antes de cualquier intervención solicite asesoramiento profesional.

-Confirmada la sospecha de abuso, entrevistar al niñ@ y adolescente .

-El develamiento debe realizarse en un lugar tranquilo.

-Asegurarse que quien entreviste al niñ@ y adolescente sea una persona
de confianza del niñ@ y adolescente.

-Sentarse al lado del niño, no frente a él.

-Escuchar el relato atentamente.

-Controlar la conmoción, de ello depende que el alumno/a pueda contar lo sucedido.

-Creer lo que el niñ@ y adolescente dice, raramente mienten sobre el abuso sexual.

-No trasmitir reacciones de angustia o desaprobación.

-Tener presente que el niño está contando algo que ha perturbado su existencia.

-Realizar preguntas y mantener una conversación en el lenguaje más comprensible para el alumno.

-Si algún término no se entiende, pedir al niñ@ y adolescente que trate de explicarlo.

-Hacerle saber que él no es culpable de lo que le ha pasado.

"Hacerle saber que puede confiar que lo protegerán y ayudarán"

QUÉ NO HACER

-Exponer al niñ@ y adolescente por una mera sospecha de abuso
-Descalificar o criticar lo que el niñ@ y adolescente dice
-Presionar si no responde a las preguntas
-Sugerir las respuestas
-Realizar un interrogatorio policial
-Trasmitir reacciones de angustia o desaprobación ante el relato
-Dejar traslucir que nos impresionamos por lo sucedido.
-Desaprobar su conducta o la de sus padres
-Atemorizar o estigmatizar al niñ@ y adolescente por lo sucedido
-Interrumpir al niñ@ y adolescente por que no nos gusta el lenguaje que usa para expresar lo sucedido
-Presionar o forzar para que el niñ@ y adolescente se quite las ropas o muestre las partes lesionadas, si lo hubiere, esa es tarea de los peritos
-Dejar al niño solo o en compañía de un extraño
-Ventilar al resto de la comunidad lo sucedido.
-No realizar la denuncia legal. ( ésto, acompañado de certificación médica).


¿PORQUE ES NECESARIO QUE PADRES Y MAESTROS SEPAN DIFERENCIAR UN TRASTORNO PSIQUIATRÍCO DE LOS PROBLEMAS NORMALES DE SU EDAD?


No siempre el camino hacia la edad adulta se hace sin problemas, aunque la mayor parte de las personas recorren este tramo de su vida sin especiales tropiezos, más allá de las circunstancias propias del desarrollo evolutivo. En ocasiones, sin embargo, los niños se enfrentan a dificultades, perturbaciones afectivas, alteraciones de conducta, bloqueos emocionales o problemas de relación o aprendizaje que desbordan las pautas de "normalidad" de la mayoría.

Desgraciadamente, además de dificultades o crisis vitales, de mayor o menor importancia para su desarrollo, los niños y adolescentes pueden ser víctimas de enfermedades mentales, de la misma manera que pueden enfermar del resto del cuerpo.

¿Cómo distinguen unos padres o profesores a un niño con trastornos psiquiátricos de un niño que simplemente atraviesa los problemas normales de su edad? ¿Cuándo debemos preocuparnos los padres ante conductas "extrañas" de nuestros hijos? ¿Cuándo acudir al médico o al psiquiatra en busca de ayuda?

Durante años parecía que hablar de problemas de salud mental en niños y adolescentes era casi una exageración. Factores familiares, sociales, educacionales, culturales, etc. se consideraban causa suficiente para determinados comportamientos o disfunciones actualmente identificadas como afecciones médicas, en las que con frecuencia concurren factores de base orgánica o hereditarios.

Hoy en día, a pesar de que España es el único país europeo que no reconoce oficialmente esta sub-especialidad médica, la necesidad de una psiquiatría infanto-juvenil ya no está en cuestión: se conoce la importancia de los factores orgánicos en los problemas psiquiátricos y se sabe también que hay trastornos que sólo se pueden diagnosticar y remediar en la infancia, una etapa de la vida en que las personas son más plásticas, más moldeables, más dúctiles, más flexibles al cambio.

Trastornos del desarrollo y el aprendizaje, trastornos evolutivos, ansiedades específicas de la infancia o carencias en las relaciones más tempranas pueden desembocar o no en trastornos psiquiátricos al llegar a la edad adulta, según se aborde precozmente el tratamiento de estas patologías. Incluso en los casos de trastornos de origen orgánico y patologías con continuidad en la edad adulta, la intervención en la infancia puede suponer una importante mejora en la calidad de vida del niño o adolescente.

Pero con los niños el diagnóstico del psiquiatra nunca es suficiente; la intervención médica y farmacológica puede ser esencial en algunos casos, pero siempre se hace necesario abordar los problemas desde una perspectiva integradora, con un enfoque multidisciplinar en que se impone la participación de padres y educadores. La familia siempre es relevante, no sólo como elemento causal de algunos trastornos, sino como factor importantísimo, en todos los casos, en el curso y la evolución del niño, máxime cuando en los muy pequeños, que no tienen aún capacidad de conocimiento o de comunicación, los problemas emocionales, de aprendizaje u otros, se pueden presentar en forma somática o de comportamiento.

La intervención básica en tratamientos infantiles ha de realizarse, pues, fundamentalmente a través de los padres, que en ocasiones han de modificar estilos de crianza y educativos para lograr solucionar algunos problemas.

La patología psiquiátrica grave de la infancia y adolescencia necesita de profesionales expertos en la materia. Trastornos como el autismo, la anorexia, las psicosis, presumiblemente severos y de larga duración, necesitan intervenciones especializadas y tempranas. Se sabe que en cualquiera de estos trastornos, la aceptación y conocimiento por parte de las familias y la intervención extensiva y temprana, pueden mejorar sustancialmente la evolución. La negación de patologías tan graves sólo puede revertir en un trato insuficiente, erróneo o tardío.

Afortunadamente, la mayor parte de la patología psiquiátrica infanto-juvenil no es tan dramática. Aún así, los problemas psicológicos y psiquiátricos de los niños son siempre importantes, por ocurrir en una edad en que se sientan las bases de la personalidad futura. De ahí la relevancia de no privar de ayuda a los niños con dificultades, respetando la fuerza de su capacidad madurativa y adaptativa, pero también identificando y favoreciendo un desarrollo lo más normalizado posible. Sabemos que algunos trastornos, como por ejemplo el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, pueden tener una evolución hacia la normalidad total en la vida adulta, o bien evolucionar negativamente hacia trastornos de conducta, de personalidad, de abuso de sustancias, etc. Esta evolución diferencial depende de muchos factores, algunos individuales del propio niño, otros del entorno y oportunidades, y otros del tratamiento. Sabemos también, que algunos de estos trastornos son tremendamente agradecidos a la intervención precoz, que puede modificar su curso de una manera significativa.

Los educadores, desde su privilegiada plataforma de observación y seguimiento, son protagonistas imprescindibles para identificar y abordar adecuadamente los problemas de los niños y adolescentes a su cargo, con quienes conviven en su actividad escolar.

Problemas aparatosos, que afectan al normal desarrollo de la actividad, a veces son fácilmente detectables en el entorno educativo y si se tratan adecuadamente, no revisten mayor gravedad. El mejor modo de conocer el desarrollo infantil es estar con los niños mientras crecen. Guarderías, colegios e institutos son excelentes observatorios de la conducta infantil y todo profesional de la educación sabe que muchos comportamientos que son normales a unas edades, dejan de serlo a otras. La proximidad y el conocimiento del proceso evolutivo; saber qué comunican niños y adolescentes con distintos síntomas; apreciar la diferencia entre lo que son simples pasos evolutivos o escollos graves para su desarrollo, son algunos de los aspectos que convierten al educador en aliado imprescindible de padres, psicólogos y psiquiatras.

La colaboración de psiquiatras, padres, y educadores adquiere especial relevancia, no sólo a la hora de detectar comportamientos extraños o disfunciones educativas y familiares sino, sobre todo, para poder crear factores protectores, capaces de evitar que problemas afectivos, emocionales o de conducta puedan provocar el desarrollo de patologías.

Una identificación adecuada de éstos, en los que inciden tanto factores de riesgo personales y temperamentales, como ambientales, permite realizar un trabajo de compensación que evite mayores perturbaciones. Futuras reincidencias, cronificación de los problemas o deriva hacia circunstancias evolutivas de mucho sufrimiento en las primeras etapas de la existencia serían evitables en muchas situaciones.

Infancias sobrecargadas de conflictos y, lo que es peor, antesalas de afecciones mayores en la edad adulta, tienen salida con la ayuda de equipos interdisciplinares, en los que el psiquiatra es elemento fundamental. Perder el miedo a consultarles y romper el prejuicio que todavía estigmatiza al paciente psiquiátrico, son asignaturas pendientes para mejorar la calidad de la salud mental de nuestra infancia.


Trastorno Del Espectro Autista.


Algunas características de niños TEA en la escuela

-No les importa lo que piensen los demás de ellos.

-Tienen mayor capacidad de procesar la información.

-Habilidades en inteligencia espacial, concentración y memoria.

-Las personas que sufren autismo tienden a tener problemas en cuanto a las habilidades sociales y les resulta casi imposible mostrar empatía al comunicarse con otra persona.

-Se ajustan a rituales y rutinas especificas, esto les aporta seguridad y estabilidad en el caótico mundo que ven a su alrededor, ellos no lo comprenden, necesitan estas rutinas que les dan seguridad. Cuando algo falla en la rutina se ponen nerviosos.

-Grandes dificultades para separar el significado literal del intencional. Suelen ignorar el lenguaje, comprenden este en su sentido literal.

-Todo esto les lleva a una dificultad para relacionarse y en muchos casos al aislamiento.


PAUTAS PARA COMPRENDER Y TRABAJAR

-Desarrolla competencias comunicativas, interactivas y cognitivas que les permitan comprender mejor a las otras personas.

-Trabaja su estabilidad emocional y su independencia.

-Utiliza programas de enseñanza individualizados y basados en el marco evolutivo. Se debe basar en las condiciones concretas de cada persona, en su nivel de desarrollo, su motivación, etc.

-Los contextos de trabajo han de ser muy estructurados y predecibles. Ya que esto les da seguridad.

-Emplea procedimientos de aprendizaje sin errores, ya que el error produce un aumento del negativismo.

-Favorece la motivación (reforzadores relacionados con las respuestas, hazle participar en la selección de materiales y tareas, utiliza diferentes tareas y materiales, refuerza aproximaciones progresivas).

-Enséñale nuevas modalidades de comunicación, adaptadas a ellos.

-Aprende tú también su manera de comunicarse y de entender la realidad. Te dará la posibilidad de acercarte a ellos y ayudarles.

-Ten paciencia, se comprensivo y cariñoso.






AYUDANOS CON TU DONACIÓN  PARA SEGUIR AYUDANDO